viernes, 29 de julio de 2016

RockArt


Hoy finaliza la exposición de RockArt, Diálogo entre música y arte, un proyecto que nos ha tenido entretenido a los de La Máquina Creativa durante los últimos meses, y que ya os adelanté allá por abril. Ha tenido lugar en la Casa de los Toruños, el edificio del Parque Metropolitano de los Toruños y La Algaida, en El Puerto de Santa María.

Estamos bastante contentos con el resultado. Expusimos 22 artistas gráficos, entre pintores y fotógrafos, y en el concierto tocaron cuatro grupos. A la inauguración del día 4 de julio vino bastante gente, y aún más a los conciertos que tuvieron lugar el día 8 de julio. Pasamos bastante calor esa noche, pero estuvo genial. 


Como novedad, se me ocurrió poner códigos QR junto a cada obra, que enlazara con un vídeo de la elección de cada artista. En la inauguración pude comprobar que algunos visitantes los escaneaban, picados por la curiosidad. 

En definitiva, una experiencia positiva.



jueves, 16 de junio de 2016

Vuelvepiedras caleteros


Vuelvepiedras caleteros
Óleo sobre lienzo
60 × 50 cm

Este cuadrito lo pinté el pasado domingo día 12 de junio, durante el concurso de pintura rápida organizado por el restaurante La Quilla, de Cádiz. El tema tenía que ser la playa de La Caleta y sus alrededores. Yo aproveché una foto que tenía de estos simpáticos pájaros marinos. Me situé exactamente donde en su día tomé la foto, y allí fui pintando, al principio del natural. Cuando llegó el momento de pintar los pájaros, tomé como referencia la foto.

Huelga decir que no gané nada. Bueno sí, una buena insolación. Corría un poniente muy fresquito, que hizo que no me diera cuenta de que me estaba quemando vivo. Y eso que llevé sombrilla y protector solar, que si no, no lo cuento.

El nombre vuelvepiedras le viene de su costumbre de voltear las piedras de la orilla a la búsqueda de pequeños invertebrados. Mirando en la wikipedia, he descubierto que hay dos especies, la común, extendida por todo el mundo; y los vuelvepiedras oscuros, endémicos de américa del norte... Y yo diría de La Caleta, porque el plumaje de los pájaros que yo pinté es mucho más parecido a los oscuros que a los comunes. 

viernes, 13 de mayo de 2016

Google Maps 3D se extiende por España

Desde 2013 Google ha ido sustituyendo los edificios 3D de Google Earth por vistas tridimensionales procesadas con la tecnología LIDAR (Laser Imagin Detection and Ranging). Recuerdo haber paseado virtualmente por Manhattan, y aunque tenía algunos fallos, resultaba bastante espectacular.

Recientemente me ha dado por probar la vista 3D de Google Maps, y para mi sorpresa, la mayoría de grandes zonas urbanas de España están ya mapeadas mediante esta teconología.

Como ejemplo, aquí tenéis la vista oeste de la Parroquia de San Sebastián, en Puerto Real.



El nivel de realismo está bastante bien logrado, teniendo en cuenta que se ha tratado de un proceso realizado de forma automática y a gran escala. Un gustazo para los apasionados de las vistas aéreas y satélite.

Para activar esta vista en Google Maps para PC (windows 7 y posteriores), debes ir al Menú (el icono con las tres rayitas horizontales en la parte superior izquierda). Ahí debes pulsar en Tierra, y posteriormente en "Modo 3D desactivado" (y pasará a "Modo 3D activado"). 


Para tener la vista a 45º, habrá que pulsar el botón 3D.




Aprovechando el tema del artículo, os dejo algunas webs interesantes de recursos cartográficos.

MultimapasEn esta página, creada por Javier Jiménez Shaw, podremos combinar de distintas formas dos vistas cenitales de la misma zona. La web toma datos de distintas fuentes. Por ejemplo, aquí se pueden ver dos vistas (actual y de los años 1977-1983) de la antigua Barriada de Matagorda.



Iberpix, el visor del Instituto Geográfico Nacional.

Telegeo, el localizador geográfico de la Agencia de Estadística y Cartografía de Andalucía.

Goolzoom, un visor especializado en datos catastrales

viernes, 29 de abril de 2016

Maybellene


Maybellene
Óleo sobre lienzo
92 × 73 cm

De jovenzuelo fui rocker o rockabilly. Amaba a los oldies. Y entre ellos, para mí el más grande era Chuck Berry. Llegué a renegar de Elvis, por haberle robado injustamente el título de rey del rock. Con los años uno suaviza sus opiniones, pero sigo teniendo al viejo Chuck en gran estima.

Por eso, cuando en el grupo artístico en el que participo se propuso hacer una exposición sobre el rock, tuve claro a quién le haría un homenaje. La guitarra que he pintado es una Gibson ES 345, una de las favoritas del de Saint Louis. 

La exposición tendrá lugar en julio, y quizá haga mal en publicar de antemano la obra finalizada. Pero tengo la impresión de que ya nadie conocido se pasa por aquí, así que me siento libre, como en mis primeras épocas en el blog, para publicar lo que me venga en gana. Distinto es Facebook, donde lo que se publica tiene mucha visibilidad entre amigos y familiares. Allí me esperaré a que se inaugure para colgar el cuadro.

Hagamos una prueba. Si eres de los que aún sigue este blog, aunque sea de forma esporádica, te voy a pedir un favor. Deja un comentario en esta ocasión, aunque sea anónimo; aunque sea solo un solo carácter. Si pasa el tiempo y nadie comenta, significará que este blog se ha convertido definitivamente en un diario privado. 

Os dejo con la canción que da título al cuadro. Con ustedes, Chuck Berry.


lunes, 25 de abril de 2016

Antigua barriada de Matagorda


¿Dónde comienza la historia de cada uno de nosotros? ¿Hasta dónde se remontaría un biógrafo, para escribir el primer capítulo de nuestra vida? 

Para la mía, escogería un año, 1965, y un lugar, la antigua barriada de Matagorda. Ese momento y ese lugar es el que he intentado bocetear en el dibujo de arriba. Aún faltaban 10 años para que el proyecto de ser humano que teclea estas palabras respirase por vez primera; pero fue allí donde mi padre y mi madre se conocieron.

Aquella era una barriada construida en 1957 para los trabajadores del entonces pujante astillero, en cuyos terrenos se localizaba. Fue el proyecto de ampliación del propio astillero, en 1973, la que provocó el traslado de sus habitantes al núcleo urbano de Puerto Real.  

La gente que allí vivió suele referirse a esos años con cierto cariño, no sé si porque fueron felices o porque simplemente eran jóvenes. Tiempos recios, pero donde también hubo cabida para la diversión... y cómo no, para el amor.