miércoles, 22 de agosto de 2012

Las Listas Robinson

El verano es normalmente una época complicada para las redacciones de los periódicos. La escasez de noticias importantes hace que se tire mucho de notas de prensa expedidas por administraciones públicas, asociaciones, etc. 

Es lo que ha pasado hoy con una noticia relacionada con las Listas Robinson. Tras meses o incluso años pasando desapercibida, de repente prácticamente todos los medios lanzan que 223.000 españoles se han inscrito en ella. Algunos ejemplos: El País, ABC, La Vanguardia... Nótese que los redactores apenas se molestan en editar la nota de prensa, con lo que la noticia es prácticamente idéntica en todos los medios.

Muchos se han enterado hoy de su existencia, si bien se creó allá por 2009, con el propósito de que los particulares puedan declarar su deseo de no recibir publicidad por distintos medios: telefónico, postal, email o sms. Inscribirse es gratis, y tan sencillo como introducir tus datos en un formulario web. La página es la siguiente:

Hasta aquí todo bien. Lo que no lo es tanto es que en los mencionados artículos no se diga toda la verdad. Pero aquí estamos para hacer las debidas puntualizaciones.

1º) De la lectura de los distintos textos, se puede extraer la impresión de que se trata de un servicio creado por las administraciones públicas. En absoluto. Si bien es cierto que en su presentación participó el Director de la Agencia Española de Protección de Datos, se trata de una iniciativa privada. En concreto es la Asociación Española de la Economía Digital la responsable de la gestión de este fichero. Para los particulares resulta gratis inscribirse, pero las empresas que lo usen deben pagar por ello. Por lo tanto, se trata de una actividad con fines lucrativos. Cierto es que la existencia de ficheros de exclusión, que es como se llama este tipo de base de datos, está prevista en el Reglamento de desarrollo de la Ley española de Protección de Datos. Pero en ningún momento se habla de que solo tenga que existir uno, ni quién debe gestionarlos. Cualquiera puede, en principio, crear otra “Lista Robinson”. 

 2º) Otra que se dice, y esto es muy relevante, es que “ las entidades tienen la obligación de consultar la Lista Robinson”. Sí y no. Cierto es que el mencionado Reglamento establece que “quienes pretendan efectuar un tratamiento relacionado con actividades de publicidad o prospección comercial deberán previamente consultar los ficheros comunes que pudieran afectar a su actuación, a fin de evitar que sean objeto de tratamiento los datos de los afectados que hubieran manifestado su oposición o negativa a ese tratamiento”. Pero la ambigüedad legislativa al respecto de esos “ficheros comunes” hace ineficaz esta obligación. 

En definitiva, se trata de una iniciativa privada y voluntaria. Solo las empresas que así lo decidan, comprueban la lista antes de lanzar sus campañas. Además, hay quien recela de que los datos allí consignados sean utilizados precisamente para campañas publicitarias. 

Dicho esto, ¿es recomendable darse de alta? Pues a pesar de todo lo anterior, creo que sí. Yo me apunté prácticamente desde su creación, y si bien no ha servido para eliminar por completo esas estupendas llamadas a la hora de la siesta para ofrecerme la máxima velocidad en ADSL, sí que sirve como amenaza. Cada vez que recibo una de esas llamadas no deseadas, advierto al operador que estoy inscrito en las Listas, y que haga constar ese hecho en su base de datos, advirtiendo que les denunciaré a la Agencia Española de Protección de Datos si vuelven a molestarme. Suele funcionar. 

Y por último una advertencia. Todo lo antedicho vale para empresas con las que no hayamos tenido relación comercial anterior. Si se trata de una empresa con la que sí hayamos tratado, están habilitados para remitirnos ofertas a menos les hagamos saber expresamente que no queremos recibir publicidad. Especialmente hay que tener cuidado cuando nos adherimos a la típica “tarjeta de puntos”. No sé vosotros, pero yo hago colección. En el formulario de adhesión deben incluir un cuadro de chequeo para no recibir publicidad. Buscad el bloque de texto con la letra más pequeña. Ahí estará.

3 comentarios:

  1. Una entrada muy interesante sobre algo que desconocía. Muchas gracias por la información y por las aclaraciones.

    Y hablando de material veraniego de los periódicos, ayer también se difundió mucho otra noticia "veraniega" bastante "jocosa", surrealista, de un suceso que parecería protagonizado por Peter Sellers o Mr. Bean. Este es el enlace a El Mundo (también en El País): http://www.elmundo.es/elmundo/2012/08/21/cultura/1345567265.html

    ResponderEliminar
  2. Sí, me partí la caja cuando la leí, y aún más con algunos comentarios del personal. Hoy en el Telediario han entrevistado a la "artista". Una pobre mujer, a la que espero no le den mucho la tabarra, porque por lo visto no ha tenido una vida fácil. Además, aunque se ha cargado la pintura, nos ha puesto una sonrisa de oreja a oreja en estos tiempos tan duros.

    ResponderEliminar
  3. Yo formo parte de los 223.000 apuntados en las Listas Robinson.
    Me va bien, han dejado de molestarme prácticamente y eso era lo que buscaba.
    Algo bueno.

    ResponderEliminar