domingo, 26 de octubre de 2008

Mariquita

Hace varios años alguien me dijo que un amigo común de la infancia era mariquita. Esa fue la palabra que usó, mariquita. Lo que no me dijo, quizás porque no lo sabía, fue lo mal que lo ha pasado por su homosexualidad. De eso me he enterado hace poco.
La primera noticia me sorprendió un tanto, aunque no demasiado; esas cosas se intuyen. La segunda sí.
Ingenuo de mí, pensaba que nuestra sociedad había madurado, y que hoy en día no debe resultar mayor problema ser homosexual. Si hasta en la tele están de moda. Atrás quedaron los tiempos de la represión, cuando a los “desviados” se les metía en la cárcel, o se les intentaba curar a base de oración o electroshocks. Hoy en día gays y lesbianas pueden casarse y hacer una vida “normal”. La sociedad los ha aceptado.
¿Seguro? Hagamos un examen de conciencia. ¿Quién no ha usado “maricón” como insulto, o a mandado a “tomar por culo” a alguien? ¿Quién no se ha reído de los chistes de mariquitas? ¿Quién no preferiría que su hijo/a fuera heterosexual?
Aquí mismo hemos intentado hacer reír a costa de los homosexuales. ¿Recordáis esta viñeta?
Cada caso será diferente, y habrá quien sepa pasar de lo que piensen y digan los demás. Pero también que hay personas más sensibles, o menos fuertes, para los que declarar y vivir su sexualidad en público se convierte en un grave problema.
Las navidades pasadas me encontré a mi amigo en un pub. Estaba borracho. Se me acercó y me plantó dos besos. Me alegré mucho de verle, y así se lo dije. Pero mentiría si no admitiera que aquellos dos besos me dejaron azorado, temeroso de que los que estuvieran mirando pudieran pensar que yo también fuera gay.
Me gustaría verlo pronto, y ser yo el que le dé dos besos y un abrazo. Lo que seguramente no haré, aunque no por falta de ganas, es pedirle perdón por contribuir a su mal . Decirle que ya no me hacen gracia los chistes de mariquitas.


10 comentarios:

  1. Si vivieras dónde yo vivo, se te caeria la cara de vergüenza... el sitio más homófobo y xenófobo que conozco...
    Pero hay un punto en el que no estoy de acuerdo contigo, reírte de un chiste de "mariquitas" no significa que no te gusten o que estés en contra de ellos... a mí me gustan estos chistes, al igual que los de curas, o los de borrachos, o los de lepe, o los de jerezanos (estos los que más), o los de mujeres, o cualquier cosa que me haga reír, y no por ello discrimino a los homosexuales, al revés, soy una gran defensora de sus derechos y de que todos seamos iguales ante los demás...

    ResponderEliminar
  2. Sabía que ese punto iba a suscitar la polémica. De hecho me alegro que sea así.
    Hay chistes y chistes. Los hay muy suaves, simpáticos y que seguro que le harían gracia hasta a mi amigo aunque sean estereotipados. Pero también los hay de muy mal gusto, groseros, y claramente ofensivos. A esos me refería. Escuchando uno de esos, que no repetiré aquí, fue cuando hice esta reflexión.
    Te pongo un ejemplo. ¿Hasta qué punto se podría considerar racista un chiste de negros? Habrá algunos que no lo sean en absoluto, otros que sean dudosos, y otros claramente racistas. Aquí igual.

    ResponderEliminar
  3. Si hablamos de aceptación social de la homosexualidad creo que debemos hablar de cómo los gays menosprecian de igual manera a los heterosexuales. Es una cuestión de aceptación mutua, y presenta defectos en ambos sentidos.

    ResponderEliminar
  4. Ismo, ya conozco tus reticencias contra el "lobby" homosexual. Pero mi texto iba dirigido a los casos como los de mi amigo, que aún los hay y muchos. Personas aisladas que sufren porque no se aceptan, porque no le aceptan. Gente que a lo mejor preferiría no ser como es con tal de no sufrir la indiscriminación y las burlas. Esos que no pertenecen a ningún "lobby".

    ResponderEliminar
  5. Creo que en España ese es un asunto bastante normalizado, más allá del pudor o la sensibilidad de cada cual, como te ha pasado a tí. Ya era hora que la sociedad pudiera reconocer derechos y dignidad a quienes sienten una sexualidad distinta de la establecida socialmente. Estremece ver las noticias que al respecto llegan de otros países, donde la homosexualidad incluso está castigada con la muerte (como por otra parte ocurría en Dspaña hace unos siglos).Un beso, querido amigo.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con tu comentario malatesta.
    La vida es un regalo de Dios para disfrutar, para reír, para sufrir, etc, y también está para aprender, cuando nacemos no sabemos ni leer ni escribir, y poco después aprendemos, nos enseñan a comportarnos, nos enseñan a trabajar, a ser limpios... y tú has aprendido que todo el mundo es igual, independientemente de con quien se acuesten, o de con quien piensen cuando se masturben. ¡Hagamos entre todos la vida más agradable!. Saludos

    ResponderEliminar
  7. En nuestra sociedad hay pavor a resultar diferente, todos queremos encajar de alguna forma en algun sector de la sociedad o ser aceptados. Lo más duro es ser aceptado siendo alguien que no eres. Hay que tener mucho valor para salirse del tiesto (o del armario en este caso).

    ResponderEliminar
  8. Hola Malatesta. La normalización es la única salida, y esta sólo se consigue haciendo que la vida no resulte diferente porque se tenga un gusto sexual u otro, desde pequeños. Pero la educación racista, sexista que se empeñan muchos padres de mi edad que llegan a darme náuseas y ganas de largarme del parque a diario, cosa que de hecho, hago. Ya está bueno lo bueno, no pasa nada por hacer chistes, podemos llegar a reirnos un poco de todo, eso es así, pero estilo de chistes que comentas vienen de atrás, de la España más retro y oscura, de la España del odio, y se transmiten de generación en generación como la tradición oral.
    Por favor, demos ejemplo a nuestr@s hij@s. Me da asco escuchar hablar a gente que dicen que la unión homosexual "NO ES NATURAL", o a sinvergüenzas mal nacidos como ROUCO VARELA diciendo que una unión entre homsexuales no es una FAMILIA, poniendolo encima en palabras de dios. De verdad, hace falta una buena purga en este país y no es precismanete de MARICONES, sino de FASCISTOIDES. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Mi amigos homosexuales afortunadamente no han tenido problemas,no que yo sepa. Todos, tanto familiares, como amigos, como compañeros de trabajo lo hemos aceptado con naturalidad. Vamos, como deberia ser en todos los casos...

    ResponderEliminar
  10. MONSEÑOR ROUCO PARGUELA11/11/08 12:07 a. m.

    Yo te perdono por tus -muchos- pecados, hermano ventiladorcular. Si fueras a la Plaza del Rey en vez de al parque de los pijos otro gallo cantaría, pero como debes ser Republicano o ácrata te niegas a acudir a un recinto real...

    Todavía no ha aprendido la mayoría que la homosexualidad es una enfermedad de moda provocada por el exceso de panteras rosas en la merienda...

    ResponderEliminar