sábado, 19 de mayo de 2007

A la rica tecnología alimenticia

Uno de los ganchos que se usa cada vez con más frecuencia en el mundo de la publicidad de los alimentos es el de darle al producto un aire científico. Antes primaba la simplicidad y naturalidad de la composición. Por ejemplo: leche, cacao, avellanas y azúcar ¿a que todo el mundo recuerda qué es?
Pues ahora no. Especialmente en postres y zumos, como no tenga algún componente que suene a ciencia de última generación, el producto no vale un real. Y digo que suene, porque la mayoría de los aditivos milagrosos que se anuncian, o forman parte de forma natural de lo que se vende, o simplemente no sirve para nada. Los publicistas parten de la premisa de que somos carajotes. Y para mí que hacen bien, porque lo cierto es que la gente pica.

Analicemos (por hablar de algo) algunos de esos componentes que nos van a hacer más sanos, más guapos y más de tó.

L-casei-inmunitas (por ejemplo, yogur Danone, Actimel): Los yogures son fermentos lácticos. Para hacerlos fermentar se usan bacterias. Concretamente el lactobacillus bulgaricus y el spreptococcus thermophillus. Las famosas l-casei son unas bacterias que tenemos de forma natural en nuestro intestino, y nos ayudan a hacer la digestión. Como resisten bien los jugos gástricos, al zamparnos unos cuantos millones más lo que hacemos es reforzar la colonia ya existente. Inmigrantes ilegales del intestino, vamos. La pregunta lógica es: si antes no nos tomábamos bacterias adicionales y no nos pasaba nada, ¿son realmente necesarias? Muchos opinan que nasti de plasti. Tres cuartos para el bífidus activo, que no es más que otra bacteria.

Isoflavonas (por ejemplo, bebida Vivesoy de Pascual con soja). Los fitoestrógenos, y en particular las isoflavonas, tienen propiedades antioxidantes, lo cual ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y en los trastornos de la menopausia. Además, la proteína de la soja, comparada con las demás proteínas de origen vegetal, es de mayor valor biológico, pues aporta todos los aminoácidos necesarios para el organismo. La pega está en que las cantidades de soja de los preparados que se venden suelen ser muy pequeñas, y su precio muy alto si lo comparamos con otros productos que también contienen fitoestrógenos y que pueden formar parte de nuestra dieta habitual, como los cereales y las legumbres.

Fibra (innumerables productos lo anuncian). La fibra no es más que una familia de carbohidratos que no son digeribles por el ser humano (no ocurre lo mismo con las cabras, por ejemplo). ¿Para qué sirven entonces? Os sonará lo de “mejorar el tránsito intestinal”, ¿verdad? Traducido al español, para cagar mejor. ¿Porqué gastarse una pasta en yogures más caros de la cuenta por tener fibra si te puedes comer mejor una manzana, que es más sana? Misterios de la vida.

Estos son sólo algunos ejemplos. Otras veces el vendedor se inventa directamente un nuevo término pseudocientífico. ¿Os suenan los siguientes?

Oleosán (galletas Cuétara): Aceite natural alto oleico resultado de la combinación de distintas variedades de semillas naturales, usados en la fabricación de las galletas. Vamos, a mí me parece que en lugar de usar sólo aceite de girasol o de colza, se han estirado un poco y meten algo de aceite de oliva. ¿Para eso hace falta inventarse un nombre?

Saciactiv (otra vez Danone, esta vez Vitalinea): Según el propio fabricante, es una mezcla de proteínas de leche, proteínas de soja y fibra, que produce una sensación de saciedad. Consultando algunas páginas, resulta que la cantidad de proteínas y fibra que aporta es tan baja, que si te produce alguna sensación de saciedad, es por la de haberte comido el yogurt.

Pues poco más o menos así es todo. Ahora no te puedes tomar un zumo porque está bueno. No. Ahora tiene que bajarte la tensión. Naturalmente el precio se dispara, porque tamaños "beneficios" para la salud hay que pagarlos. Pues un mojón. Yo no sé ustedes, pero éste que está aquí beberá agua (o cerveza) y de postres, los que me hace mi señora, que están de rechupete aunque no bajen el coresterol.

15 comentarios:

  1. po yo q quieres que te diga,pero prefiero de eso de lecha cacao avellana y azucar.

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja... tienes toda la razón (y lo digo con conocimiento de causa, trabajé por un competidor de una de las empresas que más mencionas) y la mayoría de cosas que tenían eran milongas.

    Sorprende que la humanidad haya podido evolucionar hasta el grado actual y que no haya muerto por epidemias sin el LC Casei inmunitas...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Jejeje, qué razón tienes... pues yo soy de las que aún toma la comida "porque me gusta"...
    Luego pasa que la gente que hace demasiado caso a estas cosas, se come un día un churro con chocolate y tiene remordimiento de conciencia para un mes. Si encima de que engorda y suma colesterol no lo disfrutan, mejor que sigan creyendo en todos estos "sanas" alimentos :D

    ResponderEliminar
  4. Si puedo gruñir un poco ¿Dónde está esa famosa regulación de la publicidad que llevamos años esperando? Porque si aplicamos lo que dices de la alimentación a otras materias, no se salva ni una...
    Hace algún tiempo una señora llamó al programa de Carlos Herrera y le pegó un buen repaso: contó que su hija adolescente había padecido una anorexia grave, y se quejó de que le parecía muy bien que el programa de Herrera se preocupase, con frecuencia, por ese problema pero, al tiempo, siguiese emitiendo publicidad de productos adelgazantes de dudosa eficacia y claro riesgo (al tratarse de productos de fácil adquisición). A la señora le llamaba la atención especialmente porque Herrera estudió medicina.
    ¿Y si ampliamos el panorama a los productos farmacéuticos? Nebulizadores nasales capaces de destrozarte la nariz (bien lo sé), complejos vitamínicos cuasi-anfetamínicos que circulan sin ninguna restricción (bien presentes en cualquier mostrador de farmacia)...

    Lo peor de todo esto es lo difícil que resulta encontrar en los estantes de los supermercados el yogur natural, entre tanto colorín y tanta leyenda.

    Y, por cierto, los pedos con bifidus ¿Huelen mejor?

    ResponderEliminar
  5. Je, je, buen tema para una tesis doctoral, ismo. Me refiero a lo de los pedos con bífidus, naturalmente.
    En cuanto a los churros, debo ser de los pocos que se los comen sin remordimiento alguno, aunque claro, a los chicos nos bombardean menos con el tema de la dieta. Aún.

    ResponderEliminar
  6. pues tienes toda la razón, y no solo con los productos alimenticios, sino también con los detergentes... que no me imagino yo a una mari diciendole al de la "droguería" que quiere un bote de Kalia Vanish Oxiaction Christal White... o como coño se diga...
    bueno, a mí de momento me sirve el Vivesoy para que mi peque se trague todos los días el medio litro de leche que me dice el pediatra que tiene que tomar... ya que si no se lo mezclo con ese zumo de melocotón, no tengo nada que hacer... (y ya lo he probado con todo y es con lo único con lo que se lo toma).
    ;)

    ResponderEliminar
  7. Para mi, como el Zumo de naranja natural que sale del exprimidor...no hay nada. Es más, los que venden me saben a medicina.

    Y eso de no saber ni lo que me estoy comiendo, oye, da su grima. Más aún con esos nombres que le ponen..isoflavona... hoy desayuno una isoflavona o un pedazo de bífidus...que asco suena a bicho que tira pa atrás..

    ResponderEliminar
  8. Vaya una enciclopedia que te has currao...podrias llamarle malapedia...jajaja.Nos engañan como quieren, yo una vez vi las vacterias que hacian el actimel y te aseguro que no volvio a entrar ese producto en mi casa...y luego pensando que estan en el intestino, es como para hacerse el harakiri...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Cada vez que veo lo de "Te reto, Mamonazo" me descojono

    ResponderEliminar
  10. Eyyyy, yo también tomo los churros con chocolate, y los remordimientos para otros, de eso ná.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Kalia Vanish Oxiaction Christal White, ese es weno weno.
    Ismo, lo de la hormiguita era un homenaje a Ibañez, naturalmente.

    ResponderEliminar
  12. Entonces por que me ponga hasta el culo (nunca mejor dicho) de Special Ka no voy a estar más buena de lo que estoy??? Pues habrá que volver al pan con manteca entonces....

    ResponderEliminar
  13. jajajaja. Tienes toda la razón. Aveces no miramos lo que comemos...
    un besote enrome guapo
    lesan

    ResponderEliminar
  14. ¿Y seguro que en las composiciones no hay nda que sea adictivo?? Lo digo porque estoy enganchada a los vitalínea, y no es normal. Yo creo que les ponen Drogaína! jajajaja

    ResponderEliminar