sábado, 15 de octubre de 2005

La palabra de la semana: Dios

Cada vez queda menos gente para participar en este juegüecito (ya tenía yo ganas de usar una diéresis).
Pero mientras alguien responda, yo insisto.
Por favor, definan como mejor sepan y entiendan el concepto: Dios.
Él os lo pague.

12 comentarios:

  1. Un desconocido, del que la mayoría habla, invoca e incluso maldice. Responsable de multitud de cosas buenas y malas según estos, por lo que debe estar en una zona muy alta del organigrama. Famoso, aunque discreto, porque no sale en la TV ni en revistas del corazón. Algunos dicen hablar con él e incluso verlo, pero ¿cómo reconocerlo? ¿Tendrá DNI? En resumen, un desconocido.

    PD: Sé que es un tema tabú para muchos, así que si he ofendido a alguién que me disculpe y si el Blogmaster lo estima oportuno, puede borrar este comentario. No me molestaré. Id con Él, y como dicen los Yankis, que Él nos vendiga a Todos.

    ResponderEliminar
  2. Te debería dar vergüenza. Todos estamos esperando que invites a la cigüeña. Déjate de juegos de lingüistica y haz como los pìngüinos han hecho desde la antigüedad en estas fechas. Haz un Malatesta Junior.

    Cuento 5.
    ;-)

    ResponderEliminar
  3. Por mi, Dios se podría ir por el desagüe. Estoy harto de su ambigüedad, siempre del lado más cómodo, del que le aportará más bienestar.
    Dios es un comodón. Sabe llevarse bien con las personas de bien. Los que se mueren de hambre no pueden alzar la voz y, aunque la alcen, nadie les va a oír a parte de las moscas y los mosquitos.
    Dicen los que saben de Él que es sabio. ¡Cómo no van a pensarlo si viven como si ellos también fueran seres supremos! Él es el mejor producto comercial de la historia.

    Vende el cielo, al que irás cuando mueras, por lo que no podrás pedir el libro de reclamaciones si el producto no llega.
    La parcela de nube se cobra a plazos no declarados, a gusto del comprador, y sin cuenta de los mismos, con lo que nadie sabe cuánto acabará pagando.
    La empresa es la mayor multinacional del mundo y de la historia. Hay establecidas sedes por doquier, en cualquier barrio, en cualquier villa, en cualquier pueblo, en lo alto de los montes, a pie de playa... Y encima ni siquiera ha tenido que pagar por construirlas, ha gozado de subvenciones al 120%.
    Por si fuera poco, las subvenciones siguen llegando durante todo el año, y las compañías eléctricas y de gas han pujado fuerte por una gran extensión de cielo.

    Joder qué tochamen.

    Me cago en Dios.
    Con todo el respeto a los creyentes, pero es que este tema me toca los güebox.

    Taluego.

    ResponderEliminar
  4. Con tantas advocaciones como religiones, para algunos no es más que la explicación mágica del porqué estamos aquí.
    Para otros, supremo titiritero que maneja los destinos de todos nosotros, acogido, eso sí, a la cláusula contractual del libre albedrío.
    En la antigüedad se prodigaba más en sus apariciones, bien como rayo fulminador o enviando ángeles o hijos. Ahora ya le debe pillar mayor al hombre o simplemente ha visto que esto ya no tiene remedio y se ha debido sentar a esperar que nos terminemos de aniquilar nosotros mismos para empezar de nuevo... o para respirar tranquilo, quien sabe.

    ResponderEliminar
  5. Dios es un concepto.
    Algunos tienen un Dios instituido, al que adoran los devotos de alguna religión y otros tienen una idea de dios como fuerza creadora, explicación última... algo vago que no concuerda con los dogmas religiosos.
    Otros, por fin, no tienen ni Dios ni dios, ni esperan que el universo deba tener una explicación, ni que su Dios vaya a dársela nunca.
    Están por fin los que niegan a Dios con un encono tal que hacen pensar que su propia negación es, también, una religión. Estos tienen un dios, aunque no lo crean, que es la sospecha.

    ResponderEliminar
  6. Vaya, me han gustado mucho vuestros comentarios. Esto está subiendo de nivel.
    Mizerable, ya va, ya va, no metas bulla, que esas cosas hay que entrenarlas bien antes.
    Dios: Figura del padre proyectada sobre un ser inmortal y normalmente omnipotente y bondadoso (aunque no siempre), que sabe todo lo que nosotros ignoramos, incluido si hay otra vida, y a la que nos acogemos cuando dejamos de ser niños para que nos proteja de todos los males, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
    Hay otra definición más corta que pulula por ahí y que me atrae profundamente: Dios es amor. ¿No sería bonito que fuera así?

    ResponderEliminar
  7. una buena excusa para todo, la disculpa de los catolicos, la espada de la iglesia, una verdad, miles de mentiras y un monton secretos... ojala y fuera amor

    ResponderEliminar
  8. Siguiendo con las frases simpáticas de mi amigo Nietzsche: "Dios ha muerto y lo ha matado el hombre". Nos vemos maestro

    ResponderEliminar
  9. hola, hola honorable cyberaudiencia, me han encantado todos los comentarios sobre Dios....es que ya veis, el supremo da que hablar y tiene mucha prensa desde hace siglos. Supongo que esta ha sido una maniobra estudiada sobre los efectos de mantener a la gente ocupada en cosas del más allá mientras el más acá da pena,rabia, desnutrición infantil, muertes y muchas otras calamidades. Sin embargo ya que esta audiencia brilla por sus reflecciones , que comparto ampliamente...os quisiera preguntar a cada uno de vosotros si no habeis experimentado en alguna ocación el contacto con la muerte? Yo en este punto es donde veo el nacimiento de todo pensamiento místico....la posibilidfad que nos da la mente de poder "evadirnos" por algunos momntos de la realidad de la breve existencia, mejor, dicho pasajera.
    Mi familia es atea por religión!!
    Yo a mis compañeras de escuela que tomaban la comunión les decía: dios no existe, ja, ja!!! y luego tal vez he soñado con ponerme el trajecito blanco y pensar que alguna fuerza poderosa me cuidaba.
    No están mal las religiones, están mal los manejos que se hacen de ellas, se ha desvirtuado el sentido de dios por todas las religiones, con sangre a borbotones.Creer en Dios es admitir una debilidad? pues bien...acaso no somos débiles? de qué se aferra cada uno para tener fe? Cuál es nuestro dios personal? quién se lleva nuestros laureles y rezos? pienso que hay que tener un dios, que será el poder de la naturaleza, que será el amor, que será Bart Simpson, que será ese poder que cada uno lleva en sus entrañas por pelear la vida...Admitir un dios es sacarse uno del centro del universo, es decir, no soy lo más importante, hay algo fuera de mi que también hace que las cosas sean como son...lo que muchos pensamos que es el detino, la suerte....
    En fin, queridos, yo he perdido a un ser muuy querido y he tenido claramente el deseo de abrir una puerta en el cielo y colarme a buscarlo. Conque os confieso, toda invencion de los hombres puede ser bien y mal utilizada, seamos cautos con esto pero no perdamos la fe...en lo que queramos tenerla. muchos besos!!!! Alicia

    ResponderEliminar
  10. Alicia, ante todo gracias por tu visita. Espero que te guste el post que acabo de colgar sobre la carrera de orientación del domingo.
    Tu reflexión es también la mía. Has dado en la clave, creer en un dios es un signo de nuestra debilidad. Somos mortales, somos débiles, somos como niños frente al Gran Padre Protector. Cuando más nos acordamos de Él es cuando estamos en peligro, o necesitamos ayuda. Somos humanos.
    Cuando alguien me pregunta si creo en Dios suelo responder: quiero creer. Es todo lo que puedo decir.

    ResponderEliminar
  11. Hoy y ultimamente, Dios es ese que me ha dejado vagabundeando y desorientada.

    ResponderEliminar
  12. llego el último.
    Estoy aún a tiempo?
    Soy debil y cobarde.
    Dios esta en lo lo alto, es invisible y se pasea por las calles de to los pueblos a la vez aunque a veces juega al esconder o se quea dormio. Que tio!
    Una vez tuvo un hijo, o varios no se, pero todos han sido muy buenos y bien educados, en colegios de pago.
    Ah, tiene barbas mu grandes y vive en una nuebe como la de Goku pero mas grande porque es limpio y aseado.

    Quye bien escribiis todos/as
    Paco tus comentarios me han recordado a un cuento del gemial misionero.

    ResponderEliminar