lunes, 5 de diciembre de 2005

Se extienden las protestas

MALATESTA: ¿Ha leído vuestra merced los últimos escritos de Mizerable? Andan de mano en mano por los corros de San Felipe.
JOSE MARI: Sí, como no. Este chico tiene una imaginación envidiable… Espera un momento. ¿Con quién hablo?
MALATESTA: Con vos mismo, en boca de vuestro personaje, mentecato.
JOSE MARI: Qué pasa, ¿yo también sufro esquizofrenia?
MALATESTA: A veces no puede v.m. ser más cabeza cuadrada. ¿Es que no se puede tener una conversación consigo mismo sin estar loco? ¿No se puede tener dos visiones diferentes de una misma realidad?
JOSE MARI: Ta bien. Aceptaremos pulpo como animal de compañía. ¿Y qué querías decirme?
MALATESTA: Pues que como los personajes de picajoso.blogspot.com, me declaro en rebeldía.
JOSE MARI: Muy original por tu parte. ¿Y me vas a decir por qué o tendré que mirar en mi interior?
MALATESTA: Se ha levantado simpático hoy el rapaz. Claro que os lo voy a decir. Responded, ¿cómo se llama esta bitácora?
JOSE MARI: Esto es una pregunta trampa, seguro. Bueno, me da igual. La guarida de Malatesta.
MALATESTA: Recordadme que os compre un caramelo. ¿Verdad que no se intitula El escondrijo de Osemari, como un amigo vuestro indicó?
JOSE MARI: Dime dónde quieres ir a parar, que no me da tiempo a leer los otros blogs y a mover en las partidas que tengo pendientes.
MALATESTA: Está claro, ¿no? Esta bitácora es muy pequeña para los dos. Y no contento con ello invitáis a un tal Joe McNamara. Un pintorcillo de mala muerte que en lugar de manchar ensucia telas.
JOSE MARI: Yo pensaba que no hacía mal a nadie usando un nick para contar mis cosas.
MALATESTA: Yo pensaba, yo creía… Yo, yo, siempre yo. ¿No os parece que sois bastante egocéntrico?
JOSE MARI: No. Al menos no más que la media. Además, de qué voy a hablar, si de lo que más sé es de mí mismo. Es en lo único que puedo ser mínimamente original, pues nadie va a hablar de mi vida más que yo.
MALATESTA: Pues a mí me parece bajo. Vender vuestra vida de esa forma. Luego os quejaréis si alguien mancilla vuestro honor.
JOSE MARI: Es tu opinión. Pero en una cosa te equivocas. Yo no vendo nada, pues nadie ha de pagar por leer las cosas que aquí escribo. Ni entra aquí por la fuerza. Y ya debes saber mi opinión al respecto. Cada cual es como es y yo no puedo evitar tomarme ciertas cosas en serio, según de quien vengan.
MALATESTA: Os pagan prestándoos atención, que no todo es el vil metal. Y si aceptáis un consejo, creo os iría mejor si os tomaseis menos en serio esas cosas de las que habláis. Esto es un teatro, ¿no escuchasteis a vuestro amigo? Aquí nada es lo que parece, y todo vale. Ante todo libertad de expresión. Esos son sus principales atractivos.
JOSE MARI: Ese es el quid de la cuestión. Para mí no todo vale. No puedo dejar de ser yo cuando me siento delante del ordenador. No puedo ser tú y sólo tú. Siempre dejaría gran parte de mí en lo que tú dijeras.
MALATESTA: ¿Y qué? ¿De veras creéis que alguien se va a tomar la molestia de analizar vuestros textos? Por favor, el cúlmen de la vanidad. Creo que hemos llegado a un callejón sin salida. Lo mejor es que disolvamos nuestra sociedad. Pensadlo bien. Yo no voy a sufrir, ya que en realidad mi vida o mi muerte depende de Arturo, no de vos. Aquí me habéis traído por la fuerza, detenido ilegalmente. Luego podéis empezar en otro lado, con otro nombre, otro rostro quizás, y gozar de las ventajas del anonimato. Sobre todo, es menos arriesgado, ya que tan sufrido sois. Y por favor, no cometáis de nuevo el mismo error.
JOSE MARI: Pero qué manía con lo de cerrar bitácoras. Lo creas o no te he cogido cariño. Me distrae mucho jugar a escritor, aunque sea de pacotilla. Es divertido usar máscara aunque la máscara sea tan transparente, y me hace parecer más interesante de lo que soy. Aquí vienen a visitarme de vez en cuando mis amigos. Y no he engañado a nadie. Recuerda que al empezar uno de mis objetivos era darme a conocer a otros ¿Porqué tendría que renunciar a todo ello?
MALATESTA: Haced lo que os plazca, pero a mí no me mezcléis en vuestros asuntos. No sé cómo vais a desfacer el entuerto, pero recordad que mientras no lo hagáis en una forma que me satisfaga, este asesino a sueldo se declara en rebeldía.

17 comentarios:

  1. Tú! Si Tú! No te escondas detrás del espadachín. Me debes una lista. Y sino, no haber aceptado. Que sabemos donde vives!! Y somos 4.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, vaya.. momentos de crispación social, conatos de independentismo en la blogosfera...

    ResponderEliminar
  3. Jose Mari, no hagas demasiado caso a lo que escribe Malatesta. En este mundo paralelo como yo lo llamo no escribimos nosotros, sino una sombra de nosotros que nos conoce tan bien que es inevitable que nos sintamos identificados. Y ahora no escribo como 3nity, sino como su ¿personaje? real. Me explico: queremos escribir con un personaje ajeno a nosotros, pero al final terminamos contando nuestras propias vivencias. Todos hemos tenido momentos en los que hemos querido dejarlo, y me incluyo, sobre todo cuando lo que escribes hace que entre en conflicto entre tu y tu personaje o porque gente que lo lee y que te conoce de verdad piensa que todo lo que escribes es cierto, pero hay que aprender a separarlo y a ver que siempre hay parte de fantasía en la realidad. Tienes que mirar por qué sigues, para mi empezó como un juego, luego como forma de desahogo (incluso las cosas irreales) y ahora en parte me retiene esta pequeña comunidad que hemos formados en la que cada uno tiene un papel, y cada ausencia se nota. Te digo lo mismo que a Mizerable, y si no ¿que haríamos nosotros sin las aventuras de este espadachín de Cádiz?... y además, ya me he cansado de manifestaciones...;). Ahora en serio, sentaos los dos (Jose Mari y Malatesta) y mirad si os retiene algo por estos parajes... espero que si...
    Bueno, y ya acabo, que al final la que se pone osito mimosín soy yo y eso no me mola... será la gripe...;p

    ResponderEliminar
  4. Pishita, que en mi, que estoy siempre de guasa y ya lo he dejao/vuelto como una docena de veces, pos no se lo cree nadie. Pero me parece que en tu caso se lo ha creido. Se ha creido que lo ibas a dejar!!!, sino no te habría soltado semejante parrafada tan seria.
    3nity, que este no lo deja, que es bromita!!! Que tiene que acabar dos partidas de ajedrez y hacernos la lista de letras-música.

    ResponderEliminar
  5. 3nity, te agradezco tus palabras. Si te soy sincero, aún no sé cómo voy a contentar a Malatesta. Por ahora me he tenido que crear un nick, porque el tipo se ha debido de ir de parranda o a hacer un trabajito aprovechando la huelga. Espero que se le pase el cuelgue, porque la situación empieza a ser incómoda.
    Quizá deba hacerle un poco de caso y dejarle que campe a sus anchas. Si la mayoría piensa diferente a uno, las más de las veces no es que ese uno sea un genio, sino que esté equivocado.

    ResponderEliminar
  6. Uyhh!! Ha estado a puntito de desvelar su "personaje" real...mecachis!!!
    Paciencia, paciencia,... en cuanto le llegue el soborno a niob3, nos enteraremos.. ;P

    ResponderEliminar
  7. Joder, Mizerable, que pesao con la listita. Quillo, mañana te la hago. No sé pa qué la quieres, si ni la vas a leer. Bueno, sí lo sé, por fastidiar.
    Y sí que me estaba pensando dejarlo. Al estilo Beumont, al menos. Por lo de las partidas no te preocupes, no os dejaré sin el placer de vencerme.

    ResponderEliminar
  8. AHH!! Pues avisa!!! Así lo dejamos los dos !!!

    ResponderEliminar
  9. Yo se a ciencia cierta, que si se me ocurre un día rebelarme, me coge el que me da vida, me pone un collar de castigo y me mete en verea con dos sacudidas. Pero no me importa, nosotros, los malos personajes, tenemos la suerte de ser muy maleables, así que seremos lo que se nos diga sin que eso nos cree ningún problema. Por cierto, aquí dice mi jefe que con Malatesta, mano dura, que sólo faltaba eso.
    Clave del día: emtuchr

    ResponderEliminar
  10. Boris Vian decía que los recuerdos puros no existen, que siempre están modificados por el inmediato después.
    Quizá las personas puras tampoco existan, ni exista Malatesta ni exista Jose Mari sino una mezcla de los dos, con todo lo que cada uno ha añadido o restado al recuerdo que tiene de sí y del otro...
    Me estoy liando ¿no?
    Si huele a despedida, huele mal. Nos quedaríamos sin textos como éste.
    Yo te echaría de menos, a toda tu santísima trinidad, a Jose Mari, a Malatesta y a Joe.

    ResponderEliminar
  11. Pues no sé como lo vas a hacer Jose Mari, pero después de la parrafada que te eché ya puedes convencer a Malatesta como sea...

    ResponderEliminar
  12. Me recuerdas a mí mismo. Hace tiempo. Esto no es más que una invitación, una oportunidad para hacerlo.

    Ahí va el guante...encima del mostrador. Un par de jarras tabernero, este descerebrado es único. O casi.

    ResponderEliminar
  13. Pues no sé, desterrado, no sé. Sea lo que fuere, tampoco tiene la mayor importancia, en realidad.
    Por otra parte me tienes confundido. Creo que ya te he aceptado el guante en otra ocasión. Eso es lo que tiene tanto anonimato. La jarra está aceptada de cualquier manera.

    ResponderEliminar
  14. Aquí tenéis todos la absoluta prohibición de marcharos. Yo

    ResponderEliminar
  15. Mi personal consejo, como Totito sin mascara, es que dejeis elblog, elinterne y latele una temporaita. Se estais volviendo un poco majaretas o demasiados interesantes...no se. De todos modos un abrazo a los dos y a to los demás.

    ResponderEliminar
  16. ja,ja me voy de vacaciones y os volveis todos locos .. no se os puede dejar solos

    ResponderEliminar