viernes, 17 de marzo de 2006

Guerra de sexos

Chicos, las mujeres nos van a comer vivos.
Y no de la forma morbosa en la que estáis pensando (lo sé porque soy uno de vosotros), sino en el sentido chungo de la expresión.
Eso es evidente ya para cualquier macho con dos dedos de frente (haberlos, habemos). Lo vemos en la progresiva incorporación de la mujer a la vida laboral, ocupando cada vez puestos de mayor relevancia. En que llevan ya años siendo mayoría en las Universidades. En los fallos judiciales. En la política, en los deportes…
La mujer es más lista, está mejor preparada, (también está más buena, eso no hay quien lo niegue), y lo que es más importante, lleva mucho tiempo sometida al varón. Ha dicho basta, ayudada por el avance social y los deseos reconciliatorios de sus compañeros.
Como ocurre con cualquier reacción subamortiguada, no os creáis que se conformarán cuando alcancen la absoluta paridad. Nasti de plasti. Nos van a adelantar en todo. Hoy mismo he visto un reportaje en Natura en el que se aventuraba que dentro de un siglo las velocistas femeninas serán más rápidas que los masculinos. Ni echándoles una carrerita les vamos a poder ganar. Si eso es bueno o es malo, el tiempo lo dirá.
Lo malo es que van camino de la igualdad mediante la imitación de lo masculino. Con los valores tan positivos que atesoraban, y los están sustituyendo por la agresividad y competitividad masculinas. Una pena.
Hoy he tenido que dar la razón a mis compañeros “gasistas” en la comida. Estaban criticando un anuncio de café soluble. No sé si lo habréis visto. Es ese en el que un hombre recita la tabla del 1 mientras se prepara un café. Mal palo le den al tío y al café. Una voz en off (femenina) dice algo así como: ”Estáis de enhorabuena, por fin vais a poder hacer dos cosas al mismo tiempo”. Tócate, si es que encima me hizo gracia.
Imaginaos la que se hubiera montado si una marca de coches vendiera sus modelo con aparcador automático diciendo a las tías: “Estáis de enhorabuena, ya no tendréis que aparcar al tacto”. Retirado por machista el mismo día de emisión. Seguro.

13 comentarios:

  1. Pues señor espadachin. En su nota de autor destruye la última parte del párrafo. Y eso de que la velocista más rápida dentro cien años sera más rápida que cualquier hombre. Si tienen la misma o más masa mucular puede. Claro, se puede cambiar todo, pero si al final van a tener mas biceps que nosotros, pues como estaré muerto, no creo que me llevaré ningún susto. Y te doy razón en una cosa, son más listas, lo que no quiere decir más inteligentes, que eso no es un valor según el género.

    ResponderEliminar
  2. Y agrego: Si son mejores en lo que hagan, pues que ocupen el lugar. Las discriminaciones por género me parece que deberían estar borradas de una vez por todas. Como todas las discriminaciones, pero menudos somos los humanos.

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que das muy bien la clave del asunto: los hombres y las mujeres no somos iguales. Parece obvio, pero demasiada mala lectura de las cartas de derechos ha conducido a algunos a pensar que tener los mismos derechos significa ser iguales.

    Personalmente no me preocupa en absoluto que dominen el mundo unos u otros. Tampoco creo que las mujeres fuesen a idear la nueva sociedad, ni que su gobierno sea muy distinto del que inventarían (o han inventado) los hombres.

    Yo suelo notar si un dibujo lo ha hecho una mujer, tienen algo distinto, pero básicamente son iguales que los de cualquier hombre. Hombres y mujeres son más diferentes que sus obras entre sí.

    PD.- Lo de que las mujeres están cada vez más buenas sería discutible. EStereotipos, siliconas, cirugía... vamos, como un huevo sin sal.

    ResponderEliminar
  4. Por ser mujer debo decir que el artículo fue alentador. Además, con las carreras que nos llevamos todos los días, no es de extrañar que desarrollemos mayor velocidad que ustedes.
    Ahora bien, quién sabe qué pasará dentro de miles de años, y quién sabe si el mismo planeta resistirá tanta destrucción, así que por ahora nos siguen llevando algo de ventaja. Disfruten el presente.
    Será cuestión de esperar.
    Un saludo desde Buenos Aires, seguiré visitándote.

    ResponderEliminar
  5. Y cuando nos apoderemos del mundo y gracias a la clonación ya no os necesitemos ni para perpetuar la especie os aniquilaremos... bueno, a los que se sepan la tabla del 9 quizás les permitamos ser nuestros esclavos. Este punto no lo tenemos todavía claro.

    ResponderEliminar
  6. Jaja, muy buena la idea de b-17. Tienes tu parte de razón, cada hay más mujeres en todos los ámbitos del mercado laboral, te ha faltado enseñarnos la otra parte de esas mujeres, me gustaría ver como es su segunda parte de jornada laboral, en su casa. Las hay afortunadas y tienen alguien empleado para esas tareas, las hay que comparten esas tareas con las otras partes de su familia, y las hay que se hacen ellas solitas esas tareas también.
    Tampoco nos cuentas nada de la cantidad de mujeres que aún estando igual de preparadas cobran mucho menos que sus compañeros masculinos ejerciendo el mismo puesto...
    ...Bueno lo dejo que me embalo...;)

    Normal que el anuncio te hiciese gracia, la tiene, los negros también se ríen de chistes racistas, es bueno saber reírse de uno mismo, aunque sea basándose en un tópico caduco.
    La única razón para que no quiten ese anuncio es que no hay ninguna asociación que mire por las personas sin más, sólo por ser personas. Hay asociaciones para mujeres, para niños, para todo tipo de grupos que tienen o han tenido sus derechos minusvalorados por decirlo de alguna manera...suerte que no hay asociaciones de varones para proteger vuestros derechos, eso quiere decir que no os ha hecho falta... hasta ahora...;)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. No me preocupa (pa eso soy tío y tonto) mis últimos jefes (han sido 6 desde el 2005 hasta hoy) han sido y son chicas. Y he visto y sufrido en mis carnes (eso quisiera yo ;) ) que no son mejores, eso sí, entre ellas se descuartizan cruelmente... y de espectador te diviertes que no veas. :)

    Que trabajen, que trabajen... que yo le daré al botón mágico de la casa domótica y vigilaré a los niños por la web cam en la guardería.

    ResponderEliminar
  8. Tan mala es la discriminación positiva como la negativa ¿es que no podemos ser simplemente personas?
    Aunque más listas si que somos juas juas pero eso es obvio jejejejeje... ;p b-17 lo ha dicho muy clarito .... :D

    ResponderEliminar
  9. Bienvendida, Malizia. Precisamente ayer estuve curioseando su blog, y me pareció muy interesante (no es peloteo, o como se diga en Argentina).
    Como habréis supuesto, estaba un poco de coña. Estoy completamente a favor de la plena igualdad de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres, respetando las obvias diferencias, como bien dice Ismo, y sin necesidad de discriminaciones de ningún signo. No podría ser de otra forma.
    No he mencionado lo que queda por conseguir (equiparación de sueldos, plena igualdad en las tareas domésticas), sino lo rápido que se derrumban las barreras.
    De veras, creo que nuestra sociedad está sufriendo una transformación irreversible en un corto espacio de tiempo. Pocas de nuestras madres estudiaron, o trabajaban fuera, o se divorciaban.
    Buttercup, cuando ese momento llegue, recuerda que sé hacer raíces cuadradas (sin calculadora).:)

    ResponderEliminar
  10. La igualdad entre hombres y mujeres consiste en:
    (Táchese lo que proceda)

    A. Plenitud en la igualdad de derechos.
    B. Plenitud en la igualdad de deberes.
    C. Plenitud en la igualdad de defectos.

    Si, en su camino hacia la no discriminación machista, la mujer se dedica a imitar al hombre, mal vamos. Es poco alentador encontrar mujeres cuyo concepto de feminismo es menospreciar a los hombre mientrar ven un partido de fútbol eructando ruidosamente.
    El hombre también está evolucionando, se civiliza y adquiere rasgos positivos de las mujeres, (p.ej. ya no es tan poco macho mostrar sensibilidad). La igualdad será óptima en el punto de confluencia, donde exista un equilibrio en el que ni nosotros perdamos nuestra masculinidad y ellas su feminidad (¡viva ésta!), pero que ambos hayan aportado algo al otro.
    Lo contrario sería como si los gatos pretendieran ganar a los perros aprendiendo a ladrar.

    ResponderEliminar
  11. Sí, cada vez somos más iguales: nosotras ya podemos ser soldadoras en un astillero y a vosotros ya no os da tanto miedo los envites de la cera depilatoria...

    ResponderEliminar
  12. Pues caballero que sepa que a mí me parece mal que se metan con los hombres también.
    Ah! Yo soy incapaz de escribir un correo o un sms o sacar dinero del cajero y hablar con alguien. Y soy mujer! Lo aseguro!

    ResponderEliminar
  13. Gracias por su comprensión, isterica. ¡Ah! y sea bienvenida a aquesta su casa.

    ResponderEliminar