sábado, 20 de agosto de 2005

Der untergang


Ayer, como casi siempre, no había nada que me interesara en la tele. Así que dirigí mis pasos hacia el ya casi esquilmado videoclub de la cuñá del hermano del totito. Como siempre, iba pensando en pillarme una comedia, y como casi siempre, termino enredándome con otra cosa totalmente distinta. En este caso, una película alemana muy reciente: El Hundimiento.
Bien, no soy crítico de cine, así que no entraré en detalles sobre la calidad del film. Eso se lo dejo al misionero que de ésto entiende un rato. Sí diré que la peli me gustó, y que me pareció que estaba bien hecha, o al menos, con oficio. La sensación de agobio y claustrofobia dentro del búnker está bien conseguida.
Lo que sí me parece interesante comentar es el tema, que por lo que he leído tiene controversia. La película narra los últimos días antes del fin de la guerra en Europa, vividos en el búnker de Hitler en una Berlín ya sitiada por los rusos. La perspectiva es la de una de las secretarias personales del Fürer, que además aparece (en imágenes reales) comentando su experiencia al principio y al final de la película. La controversia viene dada porque según algunos la película puede interpretarse como una apología de la figura de Hitler. Es cierto que vemos algunos aspectos humanos de éste, pero en mi opinión la peli evidencia que el tipo era un desequilibrado total, cuyo mayor orgullo antes del fin era haber luchado contra el pueblo judío, y al que le daba una higa su pueblo. No sólo eso. Se deja claro desde el principio que la responsabilidad de lo que ocurrió no se puede achacar únicamente a un hombre, o a un partido. Fue todo el pueblo alemán el que apoyó a Hitler hasta el final, y el desconocimiento por parte de la mayoría sobre lo que estaba pasando en los campos de concentración no es excusa para librarse de esa responsabilidad.
En mi curro me ha tocado trabajar con muchos alemanes, y el tema de la WWII y sobre todo, el holocausto judío sigue siendo totalmente tabú, aunque hayan pasado dos generaciones desde aquello. Algo parecido con ETA y la mayoría de los vascos. No se trata de bucear en el dolor. Mirar de cara al pasado y comprender los errores son la mejor manera de que vuelvan a ocurrir.
Me parece una película valiente, por ser alemana y afrontar de cara un pasado que tras sesenta años sigue pesando y mucho en la conciencia colectiva del mayor país de Europa.

7 comentarios:

  1. Vi esta peli en el cine, y la verdad es que coincido en todo contigo. No creo que sea una esepcie de monumento a Hitler, sino el retrato algo mas completo de un tipo realmente loco seguido por otros tantos.
    Es otro punto de vista, otra manera de contar lo mismo pero enfocada de la ciudad de Berlin.
    No puedo decir si es buena o mala,pero si puedo decir que me gustó.

    ResponderEliminar
  2. Pues si,yo tenia ganas de verla porque me apasiona la segunda guerra mundial desde el punto de vista historico(hay coincido contigo),desde todos los demas puntos de vista evidentemente toda forma de violencia es abominable,viva gandhi...
    Y coincido tambien en que es valiente al ser alemana,porque la historia es tambien la idiosincracia de un pueblo y el aleman es altivo por autonomasia...
    Describe perfectamente lo que fue la pesonalidad de un autentico paranoico,que a mi parecer tomabha decisiones para satisfacer su ego(en ese punto conmo hablamos un dia con una cerveza en visperas de carranza le hacia la par stalin)...
    y no con razonamientos dentro de lo que era su problema psiquiatrico...Seguramente la vuelva a ver...

    ResponderEliminar
  3. Hola.

    Muy objetivo tu comentario, al tiempo que muy agradable en la lectura. Para mi gusto (y veo un rato de este tipo de cine) es una obra maestra del cine.

    El revuelo que se generó alrededor de esta película fue tan exagerado como infundado. Al fin y al cabo la historia la escribieron los vencedores y de las incongruencias nadie ha respondido. Como nadie ha respondido de los cerca de 70 millones de muertos en periodos bélicos desde 1945. Pero el asesino era Hitler.

    En lo referente a lo que dices de los alemanes, tienes toda la razón. Pero no es menos cierto que se les ha comido mucho la cabeza para que no puedan pensar ciertas cosas. Y el margen de libertad que resta cuando se prohíbe pensar es, sencillamente, nulo.

    Espero que, al menos, hayas disfrutado de esta película como yo lo hice en su día, y lo hago de cuando en vez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tu comentario. En efecto, disfruté con la película, entre otras cosas porque soy un apasionado del cine bélico, aunque no se dispare ni un tiro. Eso sí, lo pasé fatal con la escena de la familia de Goebels. Todavía me acuerdo...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, soy el anónimo de antes.

    Para mi gusto, cosa que es discutida por muchos de los apasionados del tema, es la mejor película de la II GM. El ambiente recrudecido, el constante ruido de fondo de la artillería y la tensión constante crean una sensación inigualable en el espectador, el cual puede sentir perfectamente lo que los personajes viven. Ello hace aun más admirable la contundente defensa que los alemanes hicieron de su capital, con un valor y entereza perfectamente recreados.

    La recreación de la ciudad y los elementos bélicos (un Tiger, los Flak 88, los Schmeiser, etc.) no hacen sino implementar el resultado. Una genialidad.

    Por lo que compruebo somos, además, asiduos de los mismos espacios en internet, por la reseña que veo en el blog de Reisman, si bien yo soy más asíduo del blog de von Kleist, en el cual comento con el sobrenombre de Paulus.

    Un saludo. Paulus.

    ResponderEliminar
  6. En efecto, sigo al Mayor desde hace años. También leo a von Kleist, aunque más esporádicamente.
    Pues nada, aquí tiene su casa, Paulus. Gracias de nuevo por venir.

    ResponderEliminar
  7. Hola de nuevo.

    Ahora con cuenta supongo que será más asíduo de este su espacio. Pues el interés de algunas de sus lecturas han generado más de una visita por mi parte si bien sólo había comentado en esta entrada.

    Saludos. Wittman (ex Paulus).

    ResponderEliminar