miércoles, 24 de agosto de 2005

El encargo (I)


Uno puede pensar que cualquiera pinta un cuadro impresionista. ¡Una mmmiiiieerda! A mí al menos me está costando un testículo con escroto incluído. El amigo Vincent estaría loco, pero pegaba cuatro brochazos mal dados y aquello parecía un jarrón de bronce. A lo basto, sí, pero un jarrón de bronce. Y yo venga imitar colores, formas de pincelada y no hay nada que hacer.
Le echaremos paciencia, pero este dibujante lo está pasando fatal. Os seguiré informando.

4 comentarios:

  1. Si fueras miope te diria que lo intentaras sin gafas, pero creo que en lugar de eso tendrás que usar otras tácticas.
    Buena suerte!

    ResponderEliminar
  2. Simplemente sigue disfrutando con ello

    ResponderEliminar
  3. Simplemente sigue disfrutando con ello

    ResponderEliminar
  4. Killo, va bien.
    Paciencia y lo que salga salió.
    Ya vendrán proyectos más interesantes.
    De todos modos ya sabes que pa pintar un buen cuadro hace falta dos años, dos meses y dos dias.

    ResponderEliminar