sábado, 13 de agosto de 2005

Sobre los bonobos


Al leer el post anterior podríamos pensar que a veces los humanos nos comportamos como animales. Sin embargo, la comparación les parecería injusta a los bonobos. Juzgad vosotros mismos.
Los bonobos son una de las seis especies de primates que existen (gorila, orangután, siamang, gibón, chimpancé y bonobo), pero es prácticamente desconocida, aunque resulta que es nuestro pariente más cercano. Exteriormente se parecen mucho a un chimpancé pequeño, y viven en la ribera izquierda del río Congo. Están en peligro de extinción. Yo los descubrí hace unos años en uno de esos reportajes de la 2, y me llamaron mucho la atención porque prácticamente no hay conflictos entre ellos, ya que ante cualquier disputa lo resuelven haciendo guarreridas sexuales. Claro que para mi gusto se pasan un poco de promiscuos, porque no hacen distinción entre sexos y edades. Para ellos es más una cuestión social. De todas formas, creo que tendríamos que aprender un poco de los bonobos.
Lo siguiente lo he sacado de una página muy simpática que he encontrado en español. Os la recomiendo: http://orbita.starmedia.com/lomejorde/bonobos.htm

"Ninguna otra especie animal -salvo el hombre- tiene una actividad sexual tan intensa como los bonobos. Tampoco tan variada (por no decir divertida). Su imaginación en este aspecto no tiene límites y actúan como si todos hubiesen leído el Kama Sufra. No es ex­traño que algunas hembras de bonobos hayan llegado a tener diez crías en catorce años, lo que es infrecuente entre los otros monos, que alumbran una vez cada cinco años. Prac­tican el sexo grupal cuando se topan dos bandos distintos, y la erección de los machos adultos es casi permanente. No es que tengan la idea fija, como al­guien bromeó, sino que la dis­puta territorial y por la comida les resulta extraña y prefieren hacer el amor y no la guerra. Comparten todo: desde el lugar donde duermen hasta la comida que consiguen. En este aspecto, su altruismo es admirable. Puede suceder -escribe De Waal- que estos bonobos compartan su comida con un tercero que no tiene lo suficiente, y que una madre cuide y alimente a los hijos de otra."

10 comentarios:

  1. Te recomiendo una novela de Robin Cook, CROMOSOMA 6. Trata, entre otras cosas, el parecido genetico del ser humano y el bonobo. Conste que es CIENCIA-FICCION, pero creo que te enganchará.

    ResponderEliminar
  2. Propuesta de curso de verano:
    "Como ser un Bonobo"

    ResponderEliminar
  3. Yo propongo que dejemos de ser Hominidos, últiammente un poco violentos, y nos pasemos al lado Bonono.

    ResponderEliminar
  4. Últimamente me ha dado por pensar que en realidad nunca fui un homínido, o al menos, que no era considerado como tal por el resto del grupo.
    Por esto y otras cosas, apoyo la moción y me paso al bando Bonobo (deja que se entere mi mujer...) ;)

    ResponderEliminar
  5. Yo me quiero nacionalizar bonobus de esos

    ResponderEliminar
  6. Pues si nosotros actuásemos igual Bush tendría el culo como el túnel de Son Port. Alguno podría pensar que lo que tendría escocido sería el rabo, pero pa'mi que al Bush le gustan los misiles más que a un tonto un lápicero.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. QExitazo !!!

    Por cierto, Malatesta. Cuando se haga el primer encuentro bloguero, apareceras con esas pintas: Melenudo, barbilampiño, con capa y cucurucho.
    Será fácil reconocerte.

    >:-P

    ResponderEliminar
  8. Tan iguales,tan diferentes...

    ResponderEliminar
  9. ¿La promiscuidad sexual bonoba como modelo ideal para humanos?. Como mujer, me parecería un castigo. Nosotras nos parecemos más a otras primates en este aspecto y no estaríamos dispuestas a mezclar nuestros genes con el primero que se ponga delante. La mujer selectiva rápidamente desplazaría a la primiscua, por buscar mejor calidad genética en machos que destaquen en ciertas cualidades socialmente valoradas.

    ResponderEliminar
  10. Ja, ja, ja. No digo yo que no tengas razón, anónima, pero aunque la especie se fuera al cuerno (como le está pasando a los bonobos), no digas que no sería divertido mientras durase.

    ResponderEliminar